Valores Cooperativos


 

La Doctrina Cooperativa enfatiza unas ideas básicas, presentes en la práctica cooperativa: Igualdad, Justicia, Ayuda Mutua, Esfuerzo Propio, Emancipación Económica y Social.  Estas ideas se manifiestan de diversas maneras dependiendo de las condiciones económicas, políticas y culturales de cooperativas en cada lugar del mundo.  Además, forman parte de la “cultura cooperativa” ciertas Normas Éticas Básicas como la Honestidad, Responsabilidad Social, Pluralismo, Democracia y Constructividad.

Estas caracterizan las relaciones entre los socios/as, así como la relación de la cooperativa con su matrícula de socios/as, otras cooperativas y la comunidad.  Las cooperativas deben visualizarse a sí mismas como organizaciones basadas en las siguientes características, las cuales están orientadas hacia la acción y forman la esencia del Modelo Cooperativo:

1. La actividad económica dirigida a satisfacer las necesidades del ser humano
La orientación de la acción de cooperativas hacia la satisfacción de necesidades de la gente común, las mayorías, trabajadores/as, agricultores/as, consumidores/as, productores/as, pescadores/as etc.

El énfasis en la satisfacción de necesidades es lo que brinda significado real al modelo cooperativo. Esto incluye la responsabilidad para el manejo eficiente de los escasos recursos humanos, económicos y ambientales, dado el  hecho de que la acción cooperativa se fundamenta en el ahorro de las clases pobres.  En su perspectiva global, este valor implica, además, que la orientación de las cooperativas se dirige al mejoramiento de las condiciones de vida de la población mundial que se encuentra en situación de relativa pobreza.

2. La Democracia Participativa
Se destaca el rol de las cooperativas para contribuir a las relaciones democráticas entre las personas, sirviendo como “escuela de democracia” y como “instrumento de democracia económica”.  Se debe prestar atención a las nuevas formas de organización, la participación de la mujer, los jóvenes y los empleados de las cooperativas.

3. La Responsabilidad Social y Ética
El sentido de responsabilidad social siempre ha estado presente en las normas internas de las cooperativas y en su relación con la sociedad en la que se desenvuelven.  Por ejemplo: grupos de personas establecen una cooperativa para asumir responsabilidad en cuanto a sus propias condiciones de vida y las de su comunidad.

4. El Desarrollo de los Recursos Humanos
La meta de consolidar el respeto a la dignidad del ser humano y proveerle una voz, tanto individual como colectivamente, para impactar el mejoramiento de las comunidades, implica, además, que el modelo cooperativo tiene su fundamento en el trabajo del ser humano y no es su explotación por el capital.

5. La colaboración entre cooperativas a nivel regional, nacional e internacional
Las cooperativas tienen entre sí el enorme reto de demostrar que constituyen una alternativa real, de carácter mundial, y basada en el ser humano, frente a las corrientes neoliberalizantes que pretenden dirigir la economía del mundo.  Este valor constituye la herramienta vital para asegurar la constante expansión y penetración del modelo cooperativo a nivel internacional.